Año nuevo*

Si!! Hemos dado vuelta la hoja del calendario, estamos de acuerdo. He estado observando con mucha atención las diferentes manifestaciones que el lenguaje oral, también otros, nos permite expresar en éste sentido.

Este acontecimiento, un hito en la vida social, genera cierta motivación en el sentir colectivo; con las particularidades que loano_nuevo_tooekos recursos de nuestra cultura dominante o dominada nos ofrecen. El famoso arbolito de navidad, incesante e inexplicablemente sometido a intensas nevadas, al
igual que ese individuo barbudo y sobre abrigado en medio de las primeras altas temperaturas de diciembre, que a costa de saciar la ilusión de los niños absorbe en su beneficio el esfuerzo complaciente de muchos adultos esperanzados en malgastar sus recursos para pagar el precio de pertenecer, la invasión de productos para la ocasión, turrones de las más variadas acepciones, frutos secos, bebidas, panes y budines, etc, etc.

Infaltable, la explosión de deseos por un mundo mejor, por la prosperidad del otro, a troche y moche disparando indiscriminadamente cual tirador de Belgrano, auspicios de un mejor año, lleno de salud (esto último de muy poco agrado para Corporaciones dueñas del sistema de salud) y trabajo, cosa algo menos resistida (por ejemplo la corporación «cegetista» y su proyecto de poder político «moyanista» ). Y ahí anduve pateando cemento almagrense para ver si ante tanto diluvio de buenaventura podía rescatar alguito como para stockear aunque mas no sea hasta los primeros meses del año que comienza.

De modo que termine de descolgar el ya viejo calendario de la pared y me dispuse a suponer que con ello se iban “esas” penas detrás de “aquellas” vaquitas que a ésta altura ya se habían marchado, pero para colmo de asombros, las penas no se irían. Ya se habían anidado en la pared hasta ahora tapada por el calendario del año que pasó, una abertura entre los ladrillos del cimiento tupida de acontecimientos perennes rompían toda convención hecha ley de que cada 31 de diciembre algo termina, y algo empieza.

*Publicado originalmente en http://tooeko.blogspot.com.ar/2011/01/ano-nuevo.html en enero 2011.

La sociedad civil y el desafío ante lo inconcluso

Esto nos lleva a repensar el lugar de las instituciones, por ejemplo el Estado pareciera ya no ser suficiente, ni la única institución capaz de ordenar la complejidad social, y por tanto es la sociedad civil la que paulatinamente asume roles colaborativos como agentes políticos que propician orden, generando proyectos, políticas, solidaridad, acuerdos, etc.,” reflexiona el sociólogo Imanol Zubero.

Precisamente en la medida que el Estado pierda el liderazgo tradicional, producto de estructuras de pensamiento en vías de superación, y la sociedad civil no logre una cohesión necesaria para la articulación compleja de los roles que asume, con mayor responsabilidad, competencias, eficiencias, etc, este escenario inconexo dificulta el trabajo colaborativo entre el Estado y Sociedad Civil en el tratamiento de las demandas y desafíos de éstos nuevos tiempos.

La sociedad civil, a través de sus ONGs por momentos se ven sobrecargadas por las demandas sociales, realizando tareas sustitutas o complementarias del Estado. Están siendo actores de vinculación entre ciudadanos, generadores de redes, generadores de identidad, poniendo el ojo en problemas prácticos, podríamos decir prestando servicios fundamentales. Claramente es el caso de las organizaciones de uruguayos en el exterior, quien más o quien menos a transitado algunas instancias que aquí menciono.

Este fenómeno organizativo tiene muchos años entre los uruguayos en el exterior, no es nada nuevo por cierto, pero no obstante ello, estimo que la caracterización de éstas organizaciones ciudadanas en el exterior, han adoptado progresivamente nuevas fisonomías, mayores competencias, han incrementado sus prestigios entre los pares, atendiendo la inmediatez que surge de las particularidades del ciudadano uruguayo en el exterior. Posiblemente esto no se habría producido si como contraparte, no deseada por cierto, el Estado haya abandonado estos territorios de sus competencias, o quizás más preciso sería decir, que no ha podido estar a la altura de las circunstancias de los procesos ciudadanos en el exterior.

A las madres

Hoy es una fecha singular, donde «acordamos» agasajar a las madres por su gran labor y función determinante en nuestras vidas. madres15

Hoy es el día de la madre en Argentina, y mas allá de las convenciones sociales me tomo la jornada no solo para agasajar y agradecer la compania y amor que he recibido de mi madre, sino también, destacar y admirar a las mujeres que ejercen su maternidad con absoluta responsabilidad y entrega. Y me tomo el atrevimiento en destacarlo de este modo, por que como en todos los ordenes de la vida, no creo en los absolutos, rescato y destaco a esas madres que cargan con una llama ardiente y eterna de amor, que incansable e inclaudicablemente sostienen el fervor de amar y acompañar incondicionalmente.

A estas madres, mi respeto y admiración.